Bayonetta: Análisis de uno de los mejores Hack & Slash

Bayonetta es una de las grandes sagas de Sega y Platinum Games, además de uno de los mayores exponentes de su género, el Hack & Slash, pese a tratarse de un título relativamente poco conocido, pero que gracias a la inclusión de su protagonista en Super Smash Bros. consiguió ponerse a la vista del gran público. Estos últimos días he podido disfrutar del primer título de la obra de Hideki Kamiya, y es hora de contar qué tal está.


Hay un aspecto de los Hack & Slash que realmente fascina, y es lo bien que consiguen transmitir todos los rasgos de sus personajes a través de su jugabilidad, de sus animaciones y del propio combate. Cuando controlas a Kratos en los primeros God of War, mientras peleas puedes sentir su rabia, ira y odio mucho más que en las propias cinemáticas o diálogos, mientras que en la última entrega puedes vislumbrar lo que una vez fue, sobre todo cuando utilizas la ira espartana, pero es fácil apreciar cómo ha madurado y aprendido a contener a su antiguo yo, todo a través de su forma de pelear y de lo que te hace sentir al controlarlo. 


Bayonetta es un personaje que se come por completo la pantalla cada vez que aparece, que es capaz de acaparar toda la atención y de mantenerte atento incluso si es una cinemática más en la que se enfrenta con enemigos rasos. Su chulería, sensualidad y gran habilidad, son la base a partir de la que se construye el resto de los aspectos del título: los movimientos, lo desafiante que resulta si quieres obtener altas puntuaciones e incluso la propia música. Y es que no hay momento en el que te sientas más en la piel de la bruja que cuando te encuentras derrotando incontables enemigos sin ser golpeado mientras suena “Mysterious Destiny” o “Riders of the Light” de fondo. Se podría decir que es un juego al que le sale carisma por los poros, pero la mayor parte de este se debe a lo bien que está formada su protagonista y cómo te atrapa. Sinceramente, en pocos juegos tiene tanto sentido que el nombre del título sea el de su personaje principal.


Decir que su combate es espléndido e increíblemente profundo es algo que se da casi por supuesto solamente con ver que Platinum Games está al cargo del mismo. Con influencia clara de Devil May Cry, Bayonetta consigue que te pases todo el tiempo deseando que aparezca un enemigo más para volver a ponerte a pelear. Este se basa en ataques con el arma superior (débiles) y con el arma de tus piernas (fuertes), acompañados de los rápidos disparos que si bien no hacen mucho daño son suficientes para no perder los combos y eliminar a algunos enemigos aéreos. Unificando estos elementos, Bayonetta es capaz de realizar una enorme cantidad de combinaciones diferentes, tanto con los pies en el suelo como aéreos, y es que la verticalidad, además de añadir más opciones, se torna necesaria para abatir más fácilmente a bastantes tipos de enemigos, ya sea porque estos se encuentran en el aire o porque son tan enormes que para alcanzar su punto débil deberemos echar mano de este tipo de movimientos. Pero no solo deberemos tener en cuenta qué botones utilizar, sino cuándo hacerlo, dado que para realizar determinados tipos de ataques será necesario dejar algún que otro segundo entre golpe y golpe, o de lo contrario terminaremos atacando de formas que no queremos. A fin de cuentas, un combate más que sólido, refinado y al que para sacarle todo el jugo deberás invertir muchas horas.

Las zonas de plataformeo y los sencillos puzles entre combates resultan poco más que eso, un enlace exigido por el guion para que la trama siga su curso. No obstante, se agradece que se quede en eso, dejándonos más tiempo para lo que de verdad interesa. Incluso hay algunas fases en las que manejamos, por ejemplo, una moto, que se encuentran ahí como un soplo de aire fresco para evadir la monotonía, pero que en lo personal se tornan demasiado largas y te hacen desear volver a estar dando patadas y golpes sin parar.


En definitiva, si tienes ganas de un título con un protagonista de gran personalidad y carisma, una jugabilidad espléndida y una profundidad mecánica enorme, Bayonetta no va a decepcionarte.

Comentarios