Hotline Miami 2: Rápido, frenético y desafiante

¿Te gustan los videojuegos rápidos, frenéticos, llenos de acción, desafiantes, pero en los que tu estrategia tenga un gran peso? Si la respuesta es afirmativa, te presento a Hotline Miami 2.


Hotline Miami 2 es un videojuego de acción 2D con perspectiva cenital, de estética píxel y ambientado en entre los años 1985 y 1991, algo que se refleja en todos los aspectos del juego. Este trata de imitar cómo se veían las televisiones antiguas y los VHS incluso en su menú de pausa, añadiendo además diferentes efectos entre los que se encuentran las interferencias presentes en dichas televisiones o animaciones de “Fast Forward” o “Rewind”, que jugarán un papel clave en la cronología del título.

Tanta es la inspiración en la televisión y el cine de la época que los niveles son denominados “escenas”, repartidas en actos. Dentro de cada nivel este tendrá un número de pisos, y en cada uno de estos deberemos acabar con todos los enemigos para pasar al siguiente. En caso de morir, deberemos iniciar el piso desde el inicio, y créeme, no es algo que vaya a pasar poco.


Los enemigos morirán de un solo disparo o ataque de arma blanca, pero tú también. Por tanto, cada bala que salga de tu arma cuenta, cada ataque a un enemigo cuenta, porque un error puede costarte todo el nivel, medio segundo de más en apretar el gatillo frente al último enemigo y deberás empezar de nuevo. Sin embargo, esto es algo que ocurrirá con mucha frecuencia mientras intentamos encontrar el patrón que nos llevará al éxito. A base de prueba y error, deberemos encontrar cómo acabar con todos los enemigos, avanzando más y más en cada intento. Puede sonar frustrante, pero ya que la reaparición tras la muerte es instantánea, gran parte de este sentimiento se elimina temporalmente.

El tipo de armas que deberemos usar dependerá de la situación, aunque en pocas ocasiones tendremos la posibilidad de elegir, puesto que solo podremos utilizar aquellas que recibamos de los enemigos caídos, pero por ejemplo, las escopetas funcionan mejor para acabar con enemigos de forma individual o contra el tipo de enemigo más corpulento (estos mueren de un disparo también, pero con el resto de armas si no reciben más impactos tardarán en desangrarse y pueden atacarte en ese tiempo), las pistolas silenciadas pueden ayudarte a hacer las cosas de forma más calmada, al igual que las armas cuerpo a cuerpo, mientras que con las armas automáticas podremos hacer frente a un gran número de oponentes al mismo tiempo, teniendo cuidado de que no se nos vacíe el cargador el mitad del tiroteo.


El hecho de que los enemigos y tú tengáis la misma cantidad de salud da lugar a que cada enfrentamiento sea intenso y peligroso, obligándote a pensarte cada una de tus decisiones en espacios muy cortos de tiempo. Por supuesto, estos no son para nada lentos y pueden llegar a acabar contigo en un solo instante si asomas la cabeza más de la cuenta, incluso desde habitaciones a las cuales no estabas atento, disparándote a través de ventanas. Tus reflejos serán claves.

En cuanto al argumento, pese a que la historia está conectada de maravilla y tiene un gran nivel, esta se nos da de forma desordenada, haciendo que, por ejemplo, el capítulo 12 sea la continuación del 21 pero no tenga relación directa con el 11, y no solo desordenada en lo temporal, sino que iremos saltando de personaje en personaje, conociendo sus historias a trozos e intentando unir los hechos. Si de verdad queremos conocer bien los sucesos que se dan en el videojuego, deberemos tomarnos el tiempo de ordenar las escenas e incluir a su primera entrega, dado que se trata de su continuación directa. Si en cambio no sientes interés por la misma, tienes un título sobresaliente en el apartado jugable, por lo que hará las delicias de una gran cantidad de jugadores.

Comentarios