El problema de los menús en videojuegos móviles

En muchas ocasiones he hablado sobre el videojuego en móviles, dejando claro en muchas ocasiones que me cuesta mucho tratarlos como una plataforma de juego equiparable a las tradicionales. Sin embargo, de vez en cuando han aparecido ante mí títulos que han provocado que dentro de mí nazca la esperanza de que esta parte del medio está madurando y que es capaz de crear obras de gran calidad, como me sucedió con Monument Valley, por ejemplo. La parte mala es que por cada uno que me produce esto, aparecen 5 o 6 más que colocan mis pies en la tierra de nuevo
 

Y es que hay muchos factores claves en el diseño de un título que podemos ver en la gran mayoría de aquellos lanzados en consolas y PC, que luego en móviles parece que no se han descubierto, quedando totalmente relegados a un segundo plano, lo que muchas veces causa rechazo, sobre todo, al jugador tradicional. Uno de estos apartados de los que hablo son los menús.

Resulta cuando menos divertido cómo algo tan simple como un mal menú y planteamiento al inicio de un juego puede espantar automáticamente al público, incluso cuando las mecánicas y la jugabilidad son más que correctas. El ejemplo que voy a utilizar es un título que he estado probado recientemente, Shadow of Death. Se trata de un título de acción 2D con misiones cortas y directas, con unas mecánicas sencillas y una jugabilidad bastante correcta. Lo suficiente para llenar pequeños ratos muertos, que es al final el principal uso que les damos a estos juegos.

Lo malo viene cuando terminas tu primera misión, te sientes convencido por cómo se juega y te encuentras el típico tutorial que te lleva de la mano a obligarte a tocar aquellos iconos que ellos desean para luego quedarte en una pantalla de menú donde jugar parece ser la última opción que quieren que escojas. Toda la interfaz llena de iconos de colores, con marcas para que te pasees por sus liosos menús y ver si en una de estas terminas cayendo en algún que otro micropago para acelerar según qué proceso o adquirir alguna que otra pieza de equipo.



Pero no es solo este juego el que lo hace, han sido decenas los que me he encontrado con el mismo problema, todos de rasgos similares. Definitivamente, si el videojuego móvil de verdad desea dar un paso adelante y convertirse en una plataforma alternativa seria, su software deberá mejorar mucho, empezando por cosas tan básicas como el diseño de sus interfaces. La imagen que le das a un jugador nada más abrir tu juego puede marcar la diferencia. No arruinemos un título con potencial por aspectos como este.

Comentarios