¿Por qué funciona el sistema de combate de Warner Bros?

Grandes mundos abiertos, cientos de horas de actividades, una importancia especial de la trama y geniales licencias creativas son solo algunos de los aspectos que comparten los videojuegos distribuidos por Warner Bros, pero si hay uno que ha trascendido más allá de la compañía y que se ha establecido en muchos títulos de la industria es su sistema de combate.


Este se popularizaría tras el lanzamiento de Batman: Arkham Asylum, la cual daría inicio a la exitosa trilogía de Rocksteady protagonizada por el murciélago de DC Comics, teniendo como uno de sus aspectos más destacables el propio combate. Resulta increíblemente sencillo en lo mecánico, teniendo una curva de aprendizaje casi nula, incluso para aquellos que no están acostumbrados a jugar a videojuegos, ya que al contrario que muchos de los títulos Hack & Slash a los que estamos acostumbrados, aquí solamente disponemos de un botón de ataque, el cual compartirá el papel principal con el de contraataque, que serán los que utilizaremos para encadenar nuestros combos.

En este tipo de juegos lo común será estar rodeado por una gran cantidad de enemigos, los cuales nos atacarán simultáneamente mientras intentamos acabar con sus compañeros. Por ello, no disponemos de un sistema de fijado individual, sino que con nuestro joystick de dirección seleccionaremos el enemigo a atacar de manera automática, por lo que uniendo esto con nuestro botón de ataque podremos ir saltando de enemigo en enemigo incluso en cada golpe, aumentando así drásticamente la agilidad de la pelea, pero teniendo al mismo tiempo que estar atentos para contraatacar y así no romper la cadena de golpes.


A este tan básico sistema se le agregan diferentes elementos que evitan el cansancio del jugador tras combatir repetidas veces, como tipos de enemigos a los que no puedes contraatacar (aquellos que llevan armas blancas en la saga Arkham y en Mad Max), otros que intentarán agarrarte, algunos que se protegerán y a los que tendrás que o bien desequilibrar o romper su guardia y cada vez en mayor medida según avanzamos en el tiempo, una mayor interacción con el entorno de combate, más tipos de finalizaciones y power-ups que recibiremos en caso de combatir correctamente, como es el caso de la furia en Mad Max.

Estos serían a rasgos generales los aspectos que todos ellos comparten, pero cada título ha ido buscando diferentes aspectos que se adapten a la propia temática del juego y que lo diferencien del resto de títulos de la empresa, como lo es el uso de los gadgets en Batman o el arco en Sombras de Mordor. Sin embargo, no es necesario más de un combate en cada videojuego para darse cuenta de que pese a que en Batman sea mucho más acrobático y rápido, en Mad Max más brutal y cercano o en Sombras de Mordor más centrado en la combinación con las habilidades de Celebrimbor, nos encontramos ante exactamente el mismo sistema, y no es algo para nada negativo.


Es un combate que se adapta muy fácilmente a muchas ambientaciones, más aún a aquellas sacadas directamente de la pantalla del cine o de las viñetas, resulta altamente satisfactorio tanto para el jugador novato como para aquel experimentado (ya que este segundo será capaz de sacar mayor partido de las características específicas de cada título) y el ritmo que nos proporciona la posibilidad de saltar tan fácilmente de enemigo en enemigo mientras contraatacamos a aquellos que intenten interrumpirnos han provocado que cada día veamos más videojuegos que se basan en el mismo para crear sus sistemas, como lo ha hecho el reciente Spider-Man de PlayStation 4, y no sería de extrañar que lo siguiéramos viendo en el resto de títulos basados en superhéroes.

Con este combate, Rocksteady marcó un antes y un después en los títulos de Warner y probablemente en gran parte de los videojuegos de acción, un paso natural para aquellos títulos en los que se pretende que el jugador se luzca y se sienta dentro de su película o cómic favorito.

-Airam

Si te ha gustado el artículo puedes seguirnos haciendo click aquí.

Comentarios

  1. He jugado mil juegos ya con este sistema de combate y, la verdad, nunca se me hizo cuesta arriba! Las sensaciones con el mando son tan buenas... Adoro la saga Arkham por encima del resto, pero en todos los juegos donde lo han metido ha funcionado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un combate muy satisfactorio de jugar y además gracias a que lo han extendido por todos sus títulos nos permite sentirnos cómodos al cambiar entre unos y otros. También estoy de acuerdo en que los Arkham están un peldaño por encima del resto. Muchas gracias por comentar

      Eliminar

Publicar un comentario