La era del videojuego indie

Hará un tiempo, hablamos sobre el gran crecimiento que el sector del videojuego indie había tenido en la industria, pasando de ser un pequeño nicho de títulos a la sombra de las grandes producciones de compañías multimillonarias como Ubisoft, EA o Nintendo, a ser una buena alternativa para aquellos deseosos de nuevas experiencias e innovación que las grandes empresas no aportaban por el riesgo económico que ello supone. Sin embargo, a día de hoy podemos decir sin miedo a equivocarnos que el sector indie no tiene absolutamente nada que envidiar al videojuego de gran presupuesto.


Al principio, optar por dedicar tu tiempo a un videojuego independiente en lugar de uno de una gran empresa era considerado una decisión cuanto menos cuestionable. Según fueron pasando los años, gracias a videojuegos como Super Meat Boy, Fez o Limbo, esta alternativa empezó a ser más viable a ojos de los jugadores puesto que para ejecutar estos títulos no era necesario disponer de ordenadores de grandes requisitos, tenían un precio menor al de los videojuegos convencionales y además eran un soplo de aire fresco para la monotonía de muchas de las grandes sagas.

Pero en la actualidad los títulos y desarrolladores indies han crecido en cantidad y  calidad, haciendo que cada vez cueste más diferenciar videojuegos con enormes cantidades de dinero detrás y aquellos hechos por pequeños equipos, brindándonos a los jugadores su particular visión de una gran cantidad de géneros y permitiéndonos disfrutar de maravillosas ideas y maneras de explorar el medio que de no ser por ellos jamás habríamos podido experimentar.


Los videojuegos indie han pasado de ser un pequeño nicho de la industria a formar parte de las bibliotecas de todos aquellos que amamos este arte. Han pasado de ser unos pocos títulos escondidos en PC a llenar las tiendas digitales de todas las consolas, sobre todo en el caso de Nintendo Switch, donde son más exitosos que en ninguna otra plataforma, pero el mercado de estos títulos ha alcanzado tal magnitud que han llegado a mantener viva a una consola, como es el caso de PS Vita.

Gracias a este crecimiento y a su estandarización, también se ha dado lugar a estudios como Ninja Theory, que antes de ser comprados por Microsoft eran un estudio independiente pero que disfrutaban de algo más de presupuesto de lo normal, lo que conocemos popularmente como estudios Doble A (o Triple I), gracias a los cuales existen videojuegos tan buenos como Hellblade: Senua´s Sacrifice que además tratan temas tan importantes como lo son las enfermedades mentales.

El desarrollo indie ha roto las barreras que durante años ha tenido, llegando incluso a salir muchos títulos en formato físico para muchas plataformas, algo impensable hace años, y cada vez va a mejor.


No cabe duda de que poco a poco gracias a grandes creadores, esta parte de la industria ha dejado de ser una anécdota de los más dedicados para convertirse definitivamente en uno de los pilares más importantes del videojuego actual. No cabe duda de que nos encontramos en la gran era del videojuego indie.

-Airam.

Si te ha gustado el artículo puedes seguirnos haciendo click aquí.

Comentarios