Batman: La visión del cómic contra la del videojuego

El videojuego es un arte que destaca sobre todos los demás por permitirnos a nosotros, a los espectadores o más correctamente en este caso, los jugadores, vivir las historias de primera mano, inmersos totalmente en el mundo que se nos presenta y en la mayoría de los casos portando la piel del protagonista. Esto nos permite desde ser nosotros mismos los protagonistas de la historia, como hacen los videojuegos de rol tales como Skyrim o Bloodborne, hasta ponernos en las botas de un personaje ya predefinido, desde aquellos propios de los videojuegos hasta iconos nacidos en otros medios, como cómics o el cine. Es en este grupo donde encontramos a Batman.


El murciélago de Gotham se ha convertido desde su primera aparición en 1939 en un personaje aclamado y amado por el público, triunfando tanto en su terreno natal como son los cómics hasta en la gran pantalla, donde podemos destacar a la trilogía de Christopher Nolan, saga que popularizó del todo y ayudó a asentar definitivamente en género de superhéroes que casi monopoliza las salas de cine actuales.

Pero como cabría esperar tras la aparición del videojuego y su popularización, el caballero oscuro de DC Comics no tardó en intentar hacerse un hueco también en esta industria con un título llamado simplemente "Batman", lanzado en 1986 para el Sinclair ZX Spectrum, el Amstrad PCW, el Amstrad CPC y el MSX. Tras esto vendría un largo listado de títulos de entre los que podemos destacar a "The Adventures of Batman & Robin", lanzado en 1994 para SNES y Sega Genesis.


Pero al igual que sucedió en 2008 con "El Caballero Oscuro", en 2009 llegaría el título que cambiaría la visión de la industria del videojuego acerca de Batman. Firmado por Rocksteady Studios, este llevaría el nombre de Batman: Arkham Asylum.

Basado en la novela gráfica del mismo nombre escrita por Grant Morrison y dibujada por Dave Mckean, en Arkham Asylum el Joker toma el control del psiquiátrico de Arkham, liberando a todos los presos a los cuales el murciélago ha ido encerrando, entre los que destacan Croc, el Espantapájaros o el Sombrerero Loco. Sin embargo, es a partir de este punto donde las páginas y el videojuego dejan de ir de la mano para así tomar caminos totalmente opuestos.

Por su parte en la novela Joker como suele ser habitual no está interesado en la identidad de Batman, sino que prefiere ahondar mucho más en él, por lo que deciden jugar a un juego en el que el héroe deberá recorrer el asilo mientras diferentes enemigos intentar acabar con él. A lo largo de la historia, con cada enemigo se profundiza mucho en la mente de Bruce Wayne, en sus más oscuros miedos y en lo loco e irracional de su comportamiento, ya sabéis, vestirse de murciélago y combatir el crimen consumido por el deseo de venganza y justicia por la muerte de sus padres. Es una obra que destaca sobre cualquier otra no solo por lo extraño y a la vez magnífico de su dibujo, sino también porque vemos a un Bruce Wayne mucho más oscuro, siendo a la vez consumido por el Joker y por sí mismo.

La locura y el miedo vuelven a ser el eje central sobre el que se desarrolla el argumento, como suele ser lo propio en las historias donde interviene el payaso. En cambio, en el videojuego el camino a tomar es bien distinto. Joker conserva su excéntrica personalidad, pero sus objetivos difieren totalmente de lo que es el personaje. Durante el desarrollo del título, su objetivo no es someter psicológicamente a Batman, no es ir consumiendo su mente poco a poco ni tampoco hacer que admita su propia demencia, el objetivo del Joker aquí es ser más musculoso y fuerte físicamente utilizando un suero, al igual que hace Bane.

Y esta es una tónica que se repite en todos los aspectos del videojuego. No hay una lucha psicológica, no se juega con las mentes de sus participantes, todo se centra en sus músculos y en sus puños, dejando de ser el oscuro y torturado Batman que Morrison y McKean plasmaron en su Asilo Arkham para ser una historia de un héroe que debe darle una paliza a los villanos y sus secuaces para salvar el día.

Es algo que te deja frío si conoces la historia original o como se trata al personaje en su medio madre, pero claro, una historia así y más en la generación pasada siendo el primer título de una trilogía puede que no terminara de gustar a muchos jugadores, sumando que también sería difícil de plasmar este tipo de escenas en un entorno interactivo en lugar de en uno controlado por el lápiz y el papel de su autor, ¿O no?


La serie Arkham debía continuar. Las bases ya habían sido plantadas pero tocaba expandir el mundo. Así nació el genial Arkham City, pero en lugar de en esta segunda entrega vamos a quedarnos con la que aparecería en 2015 para cerrar la triada y así ver como la visión del estudio sobre su héroe había evolucionado a lo largo de los años. Vamos a tratar "Batman: Arkham Knight".

Hay un punto importante en esta entrega que aunque parezca al contrario, juega muy a favor de esta y es el cambio de villano principal. Este lugar lo ocupará el Espantapájaros y no Joker, dejando al segundo ocuparse de lo que mejor se le da, ir jugando con la mente de Batman, ejercer de carga psicológica en él, mermando sus esfuerzos.

En este juego se tratan mucho más los traumas de Batman, sus miedos y los del Joker se ven más ampliamente explorados y podemos apreciar también la dualidad que ambos representan, sin dejar de lado el componente de acción que había venido trayendo la saga desde su primera entrega sumado al uso del Batmóvil.


Pese a no llegar a las cotas de los cómics, en Arkham Knight podemos ver reflejada también la parte humana de Bruce Wayne, podemos verle sufrir y romperse, acercándonos un poco más al trato que se le da en las viñetas. No es lo que muchos fans de estas querrían, pero encuentra un equilibrio estupendo para satisfacer tanto a estos como a los aquellos que solo siguen los videojuegos. Sin embargo, todavía espero ese título del murciélago que realmente sea como sumergirte totalmente en una de sus novelas gráficas. Hasta entonces, la saga Arkham seguirá en lo más alto de su paso por esta industria.

-Airam.

Si te ha gustado el artículo puedes seguirnos haciendo click aquí.

Comentarios