Pagar por betas y acceso anticipado

Vivimos en un mundo movido por el dinero. El objetivo de cada empresa de cada industria es generar beneficios (siempre que no sea una organización sin ánimo de lucro) y la industria del videojuego no se salva. Cierto es que las medidas para cobrar más a los usuarios no llegan de golpe, se dosifican para que surtan el mismo efecto a largo plazo pero sin que el consumidor se de cuenta.


No os hagáis una idea equivocada desde ya. El early access con el que cuentan plataformas como Steam (o Xbox Game Preview para One y tantas otras empresas) son una forma de que desarrolladores no tan grandes se vean apoyados por los usuarios interesados en adquirir su juego. Este apoyo no es solamente económico, como los juegos todavía están en desarrollo, los usuarios pueden ayudar con ideas y comentando los bugs que suceden en el juego. Pero todo tiene su parte negativa, y en este caso no hay nada más que la palabra del desarrollador de que el juego vaya a ser terminado. Poniéndonos en el peor de los casos, un proyecto en el que has invertido una cantidad X y que una vez has probado te ha convencido, cancela su desarrollo y pierdes esa inversión. Pueden darse situaciones similares a los proyectos de kickstarter, pero en muchas ocasiones esto sale bien, PUBG es una muestra de ello. Un juego que aun estando en un estado de early access vendió millones de copias en Steam y posteriormente salió en Xbox Game Preview. No solo este, muchos otros proyectos acaban viendo la luz gracias este método de financiación.


Sin embargo, existe la otra cara de la moneda. Empresas que pretenden aprovecharse de sus consumidores haciéndoles pagar por un producto inacabado. Recientemente ha sucedido en Nintendo Switch que Hi-Rez Studios ha sacado en la Nintendo eShop un versión llamada Paquete de fundador de Paladins que cuesta 30 euros. Esta versión, aparte de objetos exclusivos para el juego, también nos deja jugar con acceso anticipado (recordemos que Paladins es un free to play). Bueno, hasta aquí es todo "más o menos lógico", si quieres tener un juego antes de que salga oficialmente pues paga más (esto en los free to play es un tanto extraño, pero bueno, dado que te dan objetos exclusivos y demás es un tanto comprensible), sin embargo, la propia compañía nos permite desde ya gastarnos como máximo 100 euros en cada compra de cristales para el juego (es una especie de moneda que nos sirve para ir progresando en el juego). Es decir, podemos gastarnos ahora mismo 100 euros en Paladins sin siquiera tener el juego en Switch, a no ser que gastemos 30 euros en el paquete o esperemos que salga de manera gratuita. Es un claro ejemplo de que las empresas quieren obtener beneficios, y no es algo malo, siempre y cuando no se exceda un límite.


Un ejemplo de buen free to play es Warframe. Cuenta con micropagos dentro del juego, pero todo puede conseguirse a base de esfuerzo y sin gastar ni un solo centavo (cosméticos incluidos). Incentiva al jugador a conseguir ese objeto que desea, aunque no sea fácil.


Nosotros, como consumidores, debemos anteponer nuestro criterio al de las empresas y elegir con cautela. No es cuestión de tener miedo a la hora de apoyar un proyecto, eso es muy bonito dado que en muchas ocasiones puedes ver su desarrollo y cómo va creciendo poco a poco, pero siempre hemos de pensar que la principal prioridad de las marcas es vender.

-Pablo

Síguenos en nuestro canal de Telegram: Videocríticos

Comentarios