¿Nos obliga Google a usar sus servicios?

Google es una de esas empresas que todo el mundo conoce por su tamaño, y no es para menos. Posee muchísimo, si nos ponemos a repasar, Google cuenta con el sistema operativo más usado del mundo, el motor de búsqueda preferido por los usuarios, productos propios como los Pixel y Chromecast más sus innumerables servicios siendo la mayoría gratuitos y con el único requisito de poseer una cuenta de Gmail. Pero, ¿fuerza Google a los usuarios para que usen sus servicios?
En un principio puede parecer obvio que en su sistema operativo integren sus propios servicios, pues es Google mismo quien los desarrolla y son parte de la empresa. Sin embargo, detalles como el hecho de que vengan preinstaladas las Google apps son los que han metido a Google en un buen lío con la multa de 4000 millones que debe pagar por prácticas monopolísticas. Pero, ¿hasta qué punto es del todo cierto esto?

Una de la principales ventajas de los servicios que ofrece la gran G es que son gratuitos y en prácticamente ningún caso tienes que pagar para usarlos en su totalidad (solo es necesario estar registrado en Gmail). Esto lleva a los usuarios a elegir Google Drive en lugar de comprar una licencia de Office, por ejemplo. También pone a Google a competir con muchos otros servicios como OneDrive de Microsoft u otras plataformas de vídeo y streaming distintas de YouTube (aunque esta última siga siendo la más usada).

Sabemos que el objetivo principal de Google (como el de todas las empresas) es ganar dinero, y no hay que ser un genio para saber que prestando sus servicios de forma gratuita no se gana de demasiado beneficio. Pero hay algo más valioso que el dinero; la información. Por supuesto, Google sabe esto, y cuantos más usuarios usen sus servicios, mejor. No es ningún secreto que a día de hoy cambiamos privacidad por comodidad y este es un buen ejemplo. Así que a Google le interesa (y mucho) que la gente use sus productos, programas, plataformas, etcétera, no solo por el beneficio económico, si no también para poseer toda la información posible de sus usuarios, manteniéndose siempre dentro de los límites que el usuario haya aceptado al marcar la casilla de “Acepto los términos y condiciones de uso”.

Habiendo hecho este repaso, ¿obliga Google a que la gente use sus servicios? Sí, aunque más que obligar, incita. Pero esto no queda solo en Google, todas la empresas del mundo intentarán que los usuarios se decanten antes por sus productos que por los de otra empresa, lo que es lógico y hasta cierto punto “saludable” para la economía pues crea fluctuaciones y variaciones de mercado para el usuario y este no quedará estancado en una sola empresa, a menos que quiera.

Cierto es que si una empresa intenta abarcar más de lo permitido por la ley, hay que hacer algo al respecto. Esto ha sucedido con Google, seguramente haya cambios con respecto a Android y sus apps pero para saber a ciencia cierta qué sucederá tendremos que esperar.

-Pablo

Síguenos en nuestro canal de Telegram: Videocríticos

Comentarios