Joker: ¿Por qué es tan buen villano?

Cuando desarrollamos un videojuego, cuando escribimos un libro, cuando grabamos una película o serie, es decir, cuando creamos una historia y un mundo, pocos o ningún elemento suele ser más importante que el antagonista.


El villano, el principal enemigo de tu universo, será tanto la principal motivación del personaje principal para actuar como a su vez el centro de toda la historia, que desencadenará todos los conflictos y sucesos que se den. Tanta es la importancia que tienen este tipo de personajes que en incontables ocasiones terminan siendo tanto o más queridos de lo que son los personajes principales, como es el caso de Sefirot de Final Fantasy VII o de Darth Vader de Star Wars. Es por estas razones por las que es tan importante que el antagonista de tu historia sea un gran personaje, algo que no todos consiguen. Sin embargo, hay uno que aparezca donde aparezca siempre consigue acaparar toda la atención del espectador y provocar en este miedo, nervios e incertidumbre. Estamos hablando por supuesto de Joker.

Cada vez vemos más personajes grises los cuales pueden tener razón en sus objetivos pero cuyos métodos no son los adecuados, como se suele decir: "el fin no justifica los medios", algo que vemos claramente en el manganime Naruto el cual gira en su totalidad alrededor de esta premisa. También tenemos a ese otro tipo de villano, el cuál no lucha por un objetivo racional como el ejemplo que ya mencionamos, sino que sus fines son egoístas o simple y llanamente malvados, como la venganza, el enriquecimiento o el poder. No obstante, Joker no pertenece a ninguno de estos colectivos sino que es bastante diferente.

Joker no es un personaje gris, no tiene objetivos nobles por los que luchar, pero tampoco egoístas o malvados, Joker simplemente no tiene objetivos. Él es la representación del crimen, del mal, del caos y de la locura. Mientras unos utilizan el crimen como un medio para obtener riqueza, influencia o poder, para él el propio crimen es un fin en sí mismo que disfruta y le llena.


Joker es la muerte y el desorden, es la peor faceta de cualquier humano representada en su máximo esplendor y por supuesto, es exactamente lo contrario al héroe para el que fue creado, Batman. Ambos como tantas veces se ha dicho, son las dos caras de la misma moneda, la de la locura. Una cara obsesionada con el orden y la justicia mientras que la otra lo está con el mal, el crimen y el caos. Ambos se complementan, se necesitan y forman un todo.

Ha tenido una infinidad de representaciones y ha sido plasmado por una inmensa cantidad de autores de todos los medios, dejando así a muchas versiones que realmente respetan y plasman esta esencia del personaje pero también a otras las cuales se desvían, tomando otros caminos, a veces con mejor resultado que otras.

Hay una la cual quiero destacar por cómo combina estas dos opciones, la de utilizar la esencia del personaje pero a su vez romperla para dar forma a su propia visión de este. Se trata del Joker que Alan Moore representa en su novela gráfica "The Killing Joke" (La broma asesina). En esta, el autor le proporciona al personaje un trasfondo, una historia la cual le ha llevado a hacer lo que hace y a tener un objetivo: "La diferencia entre yo y el resto del mundo es un mal día". Pese a que esta es considerada una de las mejores obras sobre la lucha entre Batman y Joker, el hecho de darle objetivos, razones y una historia, lo que consigue es humanizarlo, algo teniendo en cuenta lo que este representa va totalmente en su contra. Sobra destacar los ejemplos pésimos que hemos visto como el Joker de Suicide Squad entre otros.

Para encontrar un buen ejemplo obviando al ya tan nombrado Joker de Heath Ledger (el cuál fue genial tanto por cómo Nolan enfocó al personaje, su inexistente trasfondo y su manera de actuar) no hace falta que nos salgamos del terreno cinematográfico, puesto que la serie Gotham capta la manera en la que debe ser Joker a la perfección. En primer lugar nunca se le llega a nombrar con este nombre, puesto que se trata de una precuela, pero tras los sucesos que se dan con él, podemos ver cómo una parte de los ciudadanos se ven influenciados y maravillados por este, empezando a actuar como un Joker más, con lo que nos quedan al final muchísimas personas que podrían terminar siendo finalmente el payaso asesino de Gotham, algo que resulta totalmente genial dado que con esto su origen se torna irrelevante y se convierte en lo que de verdad es, la peor parte de cada una de las que personas, la locura y el mal que reside en todos y cada uno, el.caos personificado. Otras grandes versiones que nos podemos encontrar son el Joker de la saga Arkham (salvo sus actos finales en Arkham Asylum) y el del cómic "La muerte de la familia" entre muchísimos más.


Es por esto por lo que Joker sin lugar a dudas se ha convertido en el principal enemigo del murciélago y en el más famoso tanto del universo DC como del mundo de los cómics, traspasando las barreras del entretenimiento y transformándose en parte de la cultura popular. Sin duda, un villano casi insuperable.

-Airam

Síguenos en nuestro canal de Telegram: Videocríticos

Comentarios