Dragon Ball Legends: Cuando la suerte pesa más que el esfuerzo

El sector del videojuego móvil es cada día un nicho más grande e influyente en la industria, llegando a superar en ingresos a consolas o PC, pero dada la gran facilidad que tienen las empresas para publicar sus títulos en plataformas como Android o iOS, estas tiendas se convierten en vertederos de videojuegos de baja calidad, haciendo que encontrar a aquellos que de verdad valgan la pena se torne tedioso cuanto menos.


Sin embargo, cuando ves que grandes empresas como Warner, Bandai Namco o Nintendo son los desarrolladores tienes al menos un poco de esperanza de que el título valga la pena, y eso fue lo que me sucedió a mí con Dragon Ball Legends.

Se trata obviamente de un título de lucha basado en la archiconocida franquicia de Akira Toriyama el cual además de tener una historia original también mediante eventos recrea los hechos del anime. Por supuesto también dispone de un modo PvP el cual al final del día se convierte en el centro de la experiencia.

Todo lo que hagas a lo largo del juego será para conseguir el mayor número de personajes posibles y con estos montar un equipo de 6 de entre los que escogeremos 3 para cada batalla en función de las ventajas y desventajas que tengamos con el enemigo, utilizando para ello un sistema de elementos al estilo piedra-papel-tijeras.

Mecánicas y jugabilidad.

Si hablamos de jugabilidad, teniendo en cuenta que es un título de pelea podríamos pensar que jugar a algo así en un dispositivo táctil puede ser cuanto menos tosco, pero nada más lejos de la realidad. Bandai Namco ha llevado a cabo un trabajo genial a la hora de adaptar el videojuego a este tipo de plataformas, siendo en primer lugar jugado con el teléfono en vertical (para que así podamos jugar incluso con una sola mano) y en segundo lugar, basando la mayoría en un sistema de cartas las cuales cada una representa un tipo de movimiento. Con ellas podremos elegir entre ataques a distancia con Ki, ataques cuerpo a cuerpo, ataques especiales o potenciadores. Además de esto si tocamos la pantalla nuestro personaje atacará con un movimiento que es más bien para ganar distancias más que para hacer daño y deslizando el dedo esquivaremos, pudiendo incluso teletransportarnos detrás del rival si lo hacemos en el momento justo.


Pero Dragon Ball Legends es un free to play móvil donde la gracia está en conseguir a todos sus personajes, así que ya podéis ir imaginando dónde está el problema. Al igual que en la mayoría de títulos con este sistema, los personajes que conseguimos se dividen por rarezas, desde los más comunes "Hero", luego los "Extreme" y siendo los más raros y especiales los "Sparking". Con ello lo que se consigue son dos cosas: que el objetivo del jugador de conseguir todos los personajes se modifique ligeramente a conseguir todos los Sparking y que los equipos se constituyan casi que únicamente por estos personajes por sus claras ventajas frente a los demás.

Por otra parte, al no disponer los luchadores de una clara diferenciación de uso como sí tienen otros títulos del estilo como Clash Royale en sus cartas (donde un equipo de puras legendarias es casi inviable) hace que la inclusión de personajes Hero o Extreme en los equipos sea algo temporal o circunstancial.


Obtención de personajes.

Y ahora tratemos la forma en la que estos personajes se consiguen. Como en el ya mencionado Clash Royale, el sistema estará basado en la suerte, modificando las probabilidades en función de la rareza. Pero para más inri, los personajes añadidos en Dragon Ball Legends no pueden ser conseguidos siempre, sino que funciona mediante eventos, dándote un límite de tiempo para conseguir ese Sparking que tanto quieres.


El problema está en que si bien es cierto que al mismo tiempo se añaden misiones para ayudarte a que puedas hacer más intentos de conseguirlo, en ningún momento depende de ti ni de tu constancia ni de tu esfuerzo obtenerlo, sino que siempre vas a depender de la diosa fortuna, provocando que una persona que sólo lo intenta una vez pueda conseguirlo mientras que otro que ha invertido 10 horas en misiones para intentarlo se quede con las manos vacías, pero no solo por el momento, sino que si acaba el evento, todo su esfuerzo caerá en saco roto.

Es más, al contrario que la gran mayoría de free to play, el invertir dinero en acelerar tu progresión no te asegura conseguir lo que quieres, representando así al peor tipo de micropago de los videojuegos, el cual está empezando a ser considerado por muchos países como "gambling" (juego o apuestas).

De nuevo, tenemos un título con unas bases jugables maravillosas, divertido y trabajado, pero que vuelve a ser empañado por sus malas prácticas en lo económico, provocando así la pérdida de muchos de sus jugadores.

-Airam.

Síguenos en nuestro canal de Telegram: Videocríticos

Comentarios