Pokémon Quest, análisis

Con la presentación de Pokémon Let's Go Pikachu! y Let's Go Eevee! También se anunció (y casi instantáneamente público) Pokémon Quest, un juego free to play que primero saldría en Switch para posteriormente llegar a dispositivos móviles.


Pokémon Quest no sigue las líneas de los juegos troncales de Pokémon, tampoco tiene un relación con los juegos que fueron anunciados junto con este. Pokémon Quest cuenta con una estética más bien minimalista y con gráficos al estilo cubo denominados Pokecell (estos de Gamefreak). El desarrollo de las partidas puede recordarnos a otras entregas alejadas de los juegos principales, nos referimos a Pokémon Mundo Misterioso. La vista de situa en todo momento encima de los Pokémon de nuestro equipo, el cual puede estar formado por un máximo de 3 Pokémon.

Las partidas son simples, los Pokémon del equipo se mueven solos buscando a los rivales, sin que nosotros podemos intervenir, las batallas son en tiempo real y al jugador se le dan dos opciones; decidir qué movimiento usará cada Pokémon y en qué momento, y un botón para que el equipo mantenga las distancias con los rivales. Sí, se queda muy muy corto en cuanto a profundidad en las batallas, pero no le quita lo divertido. La verdadera gracia y complejidad del juego viene cuando tenemos que equipar a nuestros Pokémon.


Obviamente, cada Pokémon es diferente y deberemos crea nuestro equipo en función de las fases que nos vayamos encontrando. Por ejemplo, hay localizaciones en las que cierto tipo de Pokémon da un mayor puntaje de poder. Además de esto, podemos equipar a cada uno de los miembros con amuletos de diferentes tipos, unos afectan a la salud, otros al ataque y otros a las habilidades. Será primordial encontrar el equilibrio adecuado para ganar cada partida. El método de conseguir Pokémon para nuestro equipo es bastante diferente a lo que estamos acostumbrados. En nuestra base hay una cacerola en la cual echaremos ingredientes que recojamos de los logros o de las misiones, tras añdirlos, la cacerola preparará la comida después de que realicemos x número de expediciones. No sobra decir que podemos preparar diferentes comidas en función del tipo de Pokémon que queramos atraer.



Pokémon Quest lejos de ser un mal juego, es entretenido aunque carezca de la profundidad de sus entregas "importantes". Es un juego en el que farmear es fundamental y por eso contamos con un botón de combate automático que asumirá nuestro papel en las expediciones y así no tendremos que volver a jugar las mismas misiones solo para conseguir más objetos. Este free to play de Gamefreak cuenta con más combinaciones de las que pueda parecer, pero adaptado para poder alcanzar el mayor público posible.

-Pablo

Comentarios