PUBG y Fortnite ¿Por qué han cambiado las tornas?

Tras la inmensa explosión de popularidad que sufrió el pasado año PlayerUnknown's Battlegrounds, durante este 2018 hemos visto como progresivamente el gran fenómeno que suponía se iba desinflando poco a poco, cediendo su popularidad al ya conocido por todos Fortnite.


Actualmente PUBG goza de picos de 2,2 millones de usuarios en Steam, y sus cifras de jugadores simultáneos no suelen distar mucho de estas. Además, recientemente ha alcanzado nada más y nada menos que 33 millones de ventas en la plataforma de Valve. Sin lugar a dudas, estas son cifras por las que incluso las grandes compañías babean, sobre todo por la de jugadores simultáneos, siendo sin dificultades el título más jugado día tras día de Steam. Pero pese a ello, a estos increíbles números, PUBG se siente como si hubiera sido borrado totalmente del mapa.

En Twitch ha pasado de ser el videojuego más visto a ser desbancado por el que podríamos catalogar como su competidor directo y tanto en redes sociales como en YouTube, prácticamente ya solo se habla de este segundo.


¿Y qué es lo que ha llevado a PlayerUnknown's Battlegrounds a esta situación?

Toda la comunidad esperaba que el lanzamiento en Xbox One y la salida de Early Access en PC supusieran un punto de impresión para el título, y que mejorara ampliamente en la mayoría de los aspectos en los que aún le vemos muy verde. En primer lugar, en el sistema de menús, los cuales por el momento no te permiten ni siquiera elegir el mapa en el que quieres jugar. En segundo lugar, la evolución de las cajas de loot, que han supuesto sin duda un tiro en su propio pie para Bluepoint, ya que si bien antes cuando alcanzabas la cifra propuesta de monedas in-game recibías tu recompensa, con la implementación de más tipos de cajas se ha añadido también el molesto sistema de llaves utilizado sobre todo el juegos free to play, por lo que es bastante probable que después de ese gran número de partidas, en lugar de ser recompensado con algún cosmético solo hayas recibido un incentivo para abonar un micropago. Y con ello no solo se están perjudicando a sí mismos, sino que pierden una de las ventajas de las que tenían respecto a Fortnite, el cual su sistema de recompensa al jugador que no ha abonado nada deja muchísimo que desear. Es decir, pones a un título de 30€ a recompensar al jugador de la misma manera que uno totalmente gratuito.

Por si fuera poco, en estos meses en los que los jugadores hemos estado esperando a ese nuevo mapa el cual está a nada de desembarcar en los servidores de prueba, las mayores novedades se han basado únicamente en la llegada de estas cajas, mientras que Fortnite se encuentra constantemente siendo actualizado y mejorado.


Y por último y más importante, la evolución en lo técnico de PUBG. Y no, no nos referimos a que no han mejorado gráficamente, sino a que la evolución en lo que respecta a la optimización no ha sido nada significativa para aquellos que no poseen ordenadores muy potentes (factor que debería ser primordial en videojuegos con este carácter competitivo), ni tampoco se ha mejorado lo esperado en Xbox, que de nuevo sumado a que se trata de un videojuego de pago, supone una barrera más para nuevos jugadores que han encontrado en Fortnite una solución para disfrutar de un Battle Royale en máquinas más modestas, con una calidad más que decente y de manera gratuita.

Todo ello obviamente se ha reflejado en las cifras, no solamente en los usuarios de Twitch. Si ya las de PlayerUnknown's Battlegrounds parecían una locura, Fortnite ha alcanzó en enero los 40 millones de usuarios, por lo que su cifra actual debe resultar escalofriante. Y no solo eso, si cuando PUBG alcanzó los 3 millones de usuarios simultáneos en Steam toda la comunidad enloqueció, Fortnite le ha adelantado, situando un pico de 3,4 millones de jugadores simultáneos y consiguiendo así el récord de videojuego con más usuarios online al mismo tiempo.

PlayerUnknown's Battlegrounds se situaba el año pasado en la cima del videojuego online, pero ha pecado de pasividad a la hora de introducir contenido para mantener a sus jugadores fruto probablemente de la inexperiencia del estudio en el medio, lo que sumado al saber hacer de Epic Games con Fortnite, han provocado la situación que hoy vivimos en el género del Battle Royale.

Comentarios