Los retrasos en Nintendo Switch

Hace ya unos días en los que se anunció que la versión remasterizada de Dark Souls en Nintendo Switch se retrasaba hasta ya entrados en verano, siendo esta la única afectada. Y lo peor de todo, es que esto ya no sorprende a nadie.


Dark Souls no es el primer videojuego el cual tiene la versión de Switch más tarde que las demás y se está convirtiendo ya en el pan de cada día que los usuarios de la portátil tengan siempre que esperar un plus en comparación a los del resto de plataformas, lo que si se sumamos que normalmente suelen ser las versiones inferiores en el apartado técnico, ya se le suman dos hándicaps a jugar títulos Third Party en la consola de Nintendo.

Con consolas anteriores de la compañía el catálogo de juegos lanzados por terceros era algo muy secundario, ya que la mayoría de los consumidores adquirían la consola por los títulos propios de los nipones, pero en el caso de Nintendo Switch, es la portabilidad de juegos los cuales solo concebíamos como de sobremesa una de sus grandes bazas. Es por este motivo por el cual Nintendo se está esforzando más en atraer a estos desarrollos externos a ser lanzados en la consola, y en gran parte no pueden permitirse perder ese valor añadido que juegos como el ya mencionado Dark Souls o Wolfenstein II le da.


Pero esto tiene que parar ya. La de Nintendo Switch está siendo últimamente la versión prescindible, la que siempre se retrasa y la que más tarde llega. Y esto la compañía de Kioto no puede permitírselo. Se trata en gran parte de un menosprecio tanto hacia la plataforma como hacia los usuarios de la misma. En versiones de la calidad por ejemplo, de la de Wolfenstein II se puede llegar a comprender, ya que cuando miras un gameplay de esta incluso llegas a dudar si realmente está siendo ejecutado en Switch, pero en otras como la remasterización de Dark Souls es algo inadmisible. En primer lugar por su propia naturaleza de remasterización, la cual apenas sufre cambios respecto a la versión original (para muchos fans se llega a ver incluso peor) y en segundo porque no es que sea la mejor versión y la que más trabajo lleva de las que van a salir al mercado, todo lo contrario, es la más inferior en este sentido.

¿Le vale la pena a Nintendo el seguir siendo la versión prescindible? ¿Seguirán soportando los usuarios de Switch ser los que más deben esperar para jugar a los mismos juegos?

El tiempo nos dará la respuesta a esta pregunta, pero al final dependerá de quién ponga el punto y final antes, Nintendo o sus jugadores.

-Airam

Comentarios