El cambio en los remakes de videojuegos

Hará apenas unos días que se anunció la vuelta de Spyro a consolas de nueva generación con el remake de toda la trilogía original, al igual que ocurrió hace poco con otro clásico de la primera PlayStation, Crash Bandicoot, ambas de la mano de Activision. También llegará en un futuro a PlayStation 4 MediEvil Remastered, otra joya de la primera consola de Sony para seguir con esta tónica de títulos que son relanzados en el presente aprovechando la tecnología y recursos que no estaban disponibles en la época.


A principios de generación vivimos una crisis de títulos originales acompañada por una inmensa oleada de videojuegos de la anterior generación a 1080p y 60 fotogramas por segundo sin apenas tocar nada más a precio completo, que encima se anunciaban por todo lo alto, intentado llenar esos huecos que tenían los catálogos a falta de nuevas obras originales. Esto provocó un obvio rechazo en la comunidad hacia estas malas praxis por parte de las compañías, que claramente solo intentaban sacar beneficios con la mayor facilidad posible. Por no mencionar, que para aquellos que habían invertido una gran cantidad de dinero en una consola, estos refritos no justificaban el gasto que habían tenido que llevar a cabo para dar el salto.

Pero a decir verdad, a estas alturas de la generación, que sagas clásicas vuelvan y además de la forma en la que lo están haciendo es algo más que positivo. En primer lugar porque al contrario que antes, ya no ocupan el lugar de los lanzamientos actuales más importantes. En segundo lugar, porque apenas se ven ya esas remasterizaciones basadas solamente en subir los ajustes gráficos y portear el título, a excepción por ejemplo de Burnout o Dark Souls, pero la tónica sin duda ya no es esa. Y por último, estos títulos pese a llevar un mayor trabajo puesto que han sido totalmente rehechos como Shadow of the Colossus, o los propios propio Spyro y Crash Bandicoot, están saliendo al mercado a precio reducido, rondando los 30/40€ y no lo mismo que un videojuego reciente, lo que demuestra que se conoce la situación y el tipo de videojuego que se saca y que además se vuelven títulos mucho más atractivos de adquirir pese a que puedes haberlo completado en tu infancia.


Aunque lo cierto es que, la mayor razón de que sea positivo que se saquen estos videojuegos al mercado es debido a las nuevas generaciones y a aquellos que no pudieron poseer consolas como la PlayStation original. Muchos de ellos se han criado con las generaciones que han venido tras esta y no han tenido la oportunidad de disfrutar como era la cultura del videojuego en esos años, y el poder hacerlo en la actualidad, aprovechando a su vez los recursos de los que disponemos, sin las limitaciones de las antiguas consolas y por menos precio que un videojuego totalmente nuevo es, sin ninguna duda, algo totalmente genial.

El videojuego no es como el cine en lo que respecta a los remakes o las remasterizaciones. El nuestro es un medio ligado al cien por cien a las capacidades tecnológicas de la época en la que vivimos, por lo que disfrutar de obras hechas en el pasado, sobre todo si se trata de aquellas que comenzaron a experimentar con el 3D, o muy caro en caso de querer adquirir el propio hardware o molesto por razones de framerate, diseño de niveles con poca experiencia en entornos de 3 dimensiones, jugabilidad tosca propia de la generación en bastantes juegos o demás limitaciones que venían dadas por el desarrollo tecnológico que ahora no tenemos. Incluso también tenemos la desventaja de que sin estos remakes o remasterizaciones, el videojuego puede llegar a perder gran parte de todas sus obras por el sistema generacional de las consolas, al contrario que el ya mencionado cine. Es por estas razones por las que nos alegramos y mucho de que títulos como Spyro Reignited Trilogy vayan a salir al mercado.

Comentarios