Con lupa: Overgrowth


Overgrowth es un videojuego indie del género de lucha basado en las artes marciales en el cual controlamos, nada más y nada menos, que a un conejo antropomórfico en un mundo repleto de criaturas de este estilo como gatos, perros, lobos e incluso ratas.


Siendo sinceros, a primera vista Overgrowth no entra precisamente por los ojos. No podemos catalogarlo como uno de los videojuegos con mayor nivel en cuanto a lo gráfico ni en lo artístico. Sí que tiene un buen acabado en cuanto a los modelados de sus personajes, pero en los escenarios carece de personalidad y desprende un olor a videojuego 3D de estudiantes, los cuales suelen tener mucho esfuerzo en sus personajes pero pecan en crear mundos genéricos y vacíos, al igual que el mismo Overgrowth.

Otro de sus problemas se encuentra en donde solemos verlos en este tipo de juegos, en las físicas. Muchas veces las colisiones con objetos, las secciones de plataformas y también la mecánica de agarrarse a los bordillos cuando llegas por los pelos no funcionan del todo bien. En el apartado de animaciones, viendo el gran nivel de las destinadas al combate, el contraste con las que se utilizan sobre todo en los saltos contra la pared y en los propios saltos se nos hace duro.

Y ahora hablemos de su modo historia. Con la variedad de razas mostrada, Overgrowth nos presenta un argumento centrado en la esclavitud y en el racismo. En razas que se creen superiores a otras e incluso discriminación dentro de estas mismas. Pero nos topamos con lo que hemos ido mencionando. Si bien es una buena idea y un tema a explotar todavía en nuestro medio, se le notan la falta de presupuesto, tiempo y sus limitaciones técnicas. Este modo de juego se estructura en pequeñas fases situadas en diferentes localizaciones, suprimiendo mediante pantallas de carga los viajes entre estas, y siendo precedidas todas con un diálogo el cual da pie al combate, a la sección de plataformas o a la de sigilo, opción que se agradece tener disponible. Por tanto, nos queda una historia contada como buenamente se ha podido y a la que se le ven las costuras propias de un videojuego del estilo, por lo que al final del día lo que nos queda es una sucesión de combates en diferentes entornos y más o menos contextualizadas.


Pese a todo esto, a todos los problemas que saltan a la vista, me he pasado Overgrowth del tirón, sin soltar el mando ni un solo momento, y eso es algo que a día de hoy muy pocos títulos consiguen.

El sistema de combate no se parece en nada a los videojuegos de lucha tradicionales, sino que disponemos solamente de un botón para atacar, por lo que nuestros golpes variarán en función de nuestra distancia al oponente y dirección de movimiento. Además, la defensa jugará un papel clave si queremos sobrevivir. Está basada totalmente en el sistema de parry, ya que no podemos pulsar el botón para que nuestro personaje se cubra en todo momento, sino que debemos defender cuando toca, pulsando justo cuando el enemigo golpea, por lo que juntando eso con nuestro movimiento en ese momento cubriremos el golpe, esquivaremos o barreremos al enemigo, dándonos la oportunidad de atacarle en el suelo. Nuestros ataques además pueden ser combinados con el botón de agacharse para golpear las piernas del rival o con el salto, puesto que el hecho de ser un conejo nos permite saltar largas distancias, y una patada con esa fuerza es devastadora para el oponente, aunque claro, no te confíes ni te dediques exclusivamente a usar este golpe, porque en este juego no solo recibes daño de los ataques, sino de las caídas y los golpes contra el suelo, así que si caes mal tras hacer la patada en salto, tendrás un lastre por el resto del combate.

Artworks del blog de Wolfire Games
Aquí es donde de verdad se nota que se ha centrado todo el esfuerzo y los detalles. Las animaciones de los personajes, como ya mencionamos antes, poseen un gran nivel en comparación a otros títulos indies. Por otro lado, las armas jugarán un papel clave en la manera de enfocar los combates, ya que no es lo mismo enfrentarse a alguien desarmado que con espada, cuchillo, palo o lanza.

De los cuchillos aguantaremos unos cuantos golpes, pero menos que de los puños y más que de los palos, útiles para conservar también una distancia segura. Mientras, de la espada y lanza solo con recibir un impacto moriremos, siendo la lanza por su parte, ideal para arrojar. Las armas cortantes dejarán en nosotros claras heridas en los lugares donde nos golpeen, al igual que las caídas o los golpes, dado que la sangre y los gestos de nuestro personaje serán nuestra única forma de intuir su estado de salud.

Wolfire Games
Los modos Arena (típico modo horda donde lucharás con enemigos cada vez mejor equipados), Sandbox (diferentes desafíos prácticamente igual que el modo arena pero en entornos más amplios) y los diferentes mods creados por la comunidad se convierten por tanto, en la mejor manera de disfrutar Overgrowth y sus mejores facetas.

Además, sus desarrolladores aún siguen trabajando en el juego, mejorando poco a poco los aspectos técnicos y los más flojos, pero puesto a que ya han salido de early access y se encuentra en su versión 1.2 no es justo seguir tratándolo como una beta o un título aún en desarrollo.

Comentarios