El gran auge del streaming

Desde el lanzamiento de YouTube en el ya lejano 2005 y su mayor crecimiento entre 2008 y 2010 han salido muchas personas dispuestas a entretener con un contenido basado en los gameplays, pero estos últimos años estamos viviendo un nuevo cambio de tendencia en el que muchos de los que estaban aquí o los que habrían empezado hace unos años ya no lo hacen en esta plataforma sino en Twitch o Mixer.


Y es que si el vídeo se convirtió en la mayor tendencia, el directo es ahora la opción más elegida por los creadores y al parecer de las que más gusta a la comunidad, lo que se puede deber a varios factores.

En favor de los creadores de contenido está, en primer lugar que es bastante más fácil de hacer que los vídeos. Mientras que para Youtube, salvo que ya tengas una gran base de audiencia como puede tener Vegetta777, vas a tener que currarte más tus gameplays tanto en lo que se refiera a ideas como a edición, lo que sin dudas lleva bastante más tiempo y esfuerzo. Por otro lado, la plataforma de Google no pasa por su mejor momento en cuanto a monetización ya sea por publicidad o por su extraño sistema de elección de vídeos aptos, por lo que Twitch se convierte en una salida más viable económicamente gracias tanto a las donaciones de los seguidores como a las suscripciones de pago, las cuales obviamente no te impiden disfrutar del contenido del autor pero sí te otorgan algunas ventajas.


Desde el punto de vista del usuario este sistema otorga una mayor capacidad de interacción con el creador y también más importancia e influencia, lo que crea una conexión mayor entre emisor y receptor.

Obviamente también tiene sus puntos negativos, que son que si quieres dedicarte al streaming, puesto que como su nombre dice estás en directo, debes tener un gran carisma y una capacidad de retención de audiencia bastante alta para llegar a ser relevante. Y por otro lado, el contenido será bastante menos trabajado y de una calidad algo más pobre que si setratara de un vídeo que haya pasado por edición.


Los datos están ahí, en 2017 Twitch en lo que a contenido de videojuegos se refiere, generó el doble de ingresos de lo que lo hizo Youtube, y esto no hará más que crecer, ya que cada día muchas más personas se suman a ello u otras que se encontraban haciendo vídeos lo compaginan con los streamings o directamente se dedican a estos a tiempo completo.

Nos movemos hacia la era del directo, o tal vez, ya estemos en ella.

Comentarios