Casos Paragon y Gigantic. Las razones del cierre

Hace un par de días se anunció que Epic Games (Creadores de Unreal Engine o el videojuego free to play Fortnite) cerraría los servidores de su moba Paragon, el cual aún estaba en desarrollo, ya que por lo que han dicho no ha alcanzado el éxito esperado entre la comunidad. Y el día de ayer se anunció que otro moba free to play cerraba sus servidores, esta vez era el título de Motiga llamado Gigantic.


Ambos eran mobas en tercera persona que intentaban cambiar la ya instaurada cámara isométrica utilizada en los grandes del juego por una cámara en tercera persona que aumentara la inmersión. En el caso de Paragon, este también añadía que las builds en lugar de ser con objetos comunes para todos fueran con cartas, por lo que tú llevabas tu mazo montado antes de la partida y según avanzaba escogías las cartas que más te convenían. Por todo lo demás se asemejaba bastante al resto de títulos, incluso en los propios personajes y sus habilidades. En el caso de Gigantic, este intentaba cambiar aún más, recordado a veces a un Hero Shooter y modificando el sistema de tres líneas que vemos en el resto de juegos 5vs5 del género.

Paragon pese a que era relativamente sencillo hacerse con moneda del juego y con las skins de los personajes, este ya llevaba mucho tiempo con las microtransacciones instauradas como una manera de financiar el desarrollo, pero al cerrar completamente sus puertas han tomado una decisión admirable, la de devolver todo el dinero invertido en el juego a los aficionados. Siempre se nombran todas las cosas malas que hacen las compañías, pero cuando aciertan del pleno y piensan primero en el consumidor es digno de felicitar, y eso es lo que ha pasado con Epic Games esta vez.


¿Y por qué se han visto obligados a cerrar?

Ya hablamos en su día de las modas en los videojuegos. Cuando un título triunfa nunca tardan en salir otras empresas con su propia versión del mismo. En la actualidad está ocurriendo con los videojuegos Battle Royale, donde el gran exponente y referencia es obviamente PlayerUnknown’s Battlegrounds, el cual domina el terreno de pago, pero que Fortnite ha conseguido hacerse con el mercado free to play. En 2016 tuvimos lo mismo pero con los Hero Shooter, donde Overwatch se ganó al público general y Paladins nuevamente con el del free to play.

Cuando alguien ha intentado quitarle el puesto o hacerse hueco en un mercado que ya está saturado de juegos del mismo género y que ya tiene uno dos grandes titanes que acaparan el pastel, el hacerse con un trozo es una hazaña cuanto menos improbable. Lo vimos con Battleborn y con Lawbreakers, los cuales fracasaron por esto mismo, y en los juegos Battle Royale lo empezaremos a ver a lo largo de este 2018.


En el caso particular de los moba esto ocurre desde antes y a mayor escala. Hay muchísimos más moba que juegos de los géneros ya nombrados y el 90% siendo sinceros… no valen la pena. Dota 2 y League of Legends no tienen rival alguno, y menos en el género dominante del eSport. Heroes of the Storm consiguió ser el tercer exponente del género simplemente porque es de Blizzard y porque al contrario que los demás, el competitivo no es su foco principal. Por eso mismo, los demás juegos por mucho que intenten reinventar la rueda y que lo hagan bien, simple y llanamente llegan tarde.

Comentarios