La fiebre de las criptomonedas

 2018 ha empezado fuerte. Últimamente todo internet se ha llenado de noticias sobre las criptodivisas y cómo están obteniendo cada vez más popularidad.


La broma (literalmente) de las criptomonedas se nos está yendo de las manos. Están saliendo criptomonedas de muchas compañías, incluso unos usuarios crearon una divisa como una broma y esta llegó valer 2.000 millones de dólares. Por ejemplo, Kodak ha sacado su propia criptomoneda, tenemos Ethereum, Monero, incluso el Dogecoin (Sí, la criptomoneda de un meme), hasta Telegram está pensando en sacar su propia moneda digital.


El hecho de que cada vez salgan más criptomonedas al mercado supone un gran cambio en la economía mundial. Bitcoin es la más conocida y la de más valor, y no está respaldada por ningún banco. En segundo puesto está Ethereum que vale algo menos que Bitcoin pero sigue siendo la segunda moneda virtual más importante del mundo. Si tantas compañías que sí están respaldadas por grandes asociaciones se interesan por hacerse un hueco en el mercado de las criptodivisas provocarán grandes cambios en la bolsa mundial, haciendo así que determinadas acciones suban, como pasó con el Bitcoin. Jugando bien esta carta, las empresas pueden sacar bastante tajada vendiendo acciones y haciendo que aumente el precio de sus monedas que, como hemos visto, no es tan difícil (Y menos para las grandes compañías). Tenemos como ejemplo perfecto a la empresa Koda, que tras anunciar su criptomoneda sus acciones aumentaron en un 41.9% en un tiempo minúsculo y probablemente este porcentaje siga creciendo.

A día de hoy existen muchas otras monedas que nos ofrecen una gran rentabilidad, no solo el Bitcoin destaca por su valor. Esto nos anuncia que el mercado de las criptodivisas tiende muchísimo a variar y que no se debe invertir en mercados tan complejos sin tener conocimiento del tema. Lo más probable será que a lo largo del año sigamos viendo cómo muchas más empresas se suben al carro, lo que también puede significar que veamos cómo muchas de ellas caigan en bancarrota por la increíble fluctuación de este mercado.

Comentarios