Modas en videojuegos y sus inconvenientes

El videojuego, como cualquier otro medio se mueve por modas, lo que provoca que según el año haya una temática o un género que sobresalga sobre los demás y que se sobreexplote para sacar hasta el último euro, vamos a repasar algunos de los casos más recientes o notorios.


Una de las modas más grandes y que en más videojuegos fue la de los shooters futuristas con jet packs. La vimos sobre todo en el soso (por no decir algo peor) año 2014, en el que tuvimos el primer Titanfall,  Destiny y como no, Call of Duty Advanced Warfare y ha continuado en menor medida recientemente con las secuelas de estos títulos. Lo peor de esta moda fue que si te gustaba el género del shooter pero esta temática o el control no te convencía, tus opciones se reducían a Far Cry 4 o Wolfenstein: The New Order, lo que dejaba a los fans del shooter multijugador sin donde elegir.
Siguiendo con los shooters, en los años del primer Call of Duty, tanto hacia delante como hacia detrás, predominaba la temática de la segunda guerra mundial, con lo que prácticamente todos ellos trataban de luchas contra nazis en el desembarco de Normandía. Este año tuvimos el Call of Duty World War 2, el cual tiene esta misma ambientación, y últimamente cobran fuerza rumores sobre un Battlefield en 2008 que se ambientaría también en este conflicto, por lo que podría repetirse esa misma moda, al igual que ocurrió de la misma forma con la guerra moderna con los CoD Mordern Warfare y los Battlefield 3 y 4 o Bad Company 2 por ejemplo.


Mucho se dice también de que a partir de 2015 o incluso un poco antes, el mundo abierto se convirtió en una gran moda, pero la verdad es que simplemente son videojuegos cuya temática o género encajan mejor con esta filosofía y en generaciones anteriores se veían limitados por la tecnología. También pasó con el género MOBA, que en el año de despegue de este, todas las empresas querían subirse al carro que lideraban Dota 2 y League of Legends, pero pocos consiguieron hacerse un hueco decente en el mercado, como Heroes of the Storm.

Y el último ejemplo y razón de ser de este post, es la que este año nos ocupa, y es la moda del género Batlle Royale. Tras el indiscutible éxito que ha sido PlayerUnknown’s Battlegrounds, convirtiéndose en el juego más jugado de Steam superando a Counter Strike y Dota 2 sin siquiera haber salido oficialmente, todas las empresas quieren tener su parte del pastel. En el terreno free to play, Fortnite es el dominante por encima de otros videojuegos como Last Man Standing, siendo el Battle Royale el único modo de juego disponible de forma gratuita este año. H1Z1 salió bastante antes a PlayerUnknown’s, pero pese a ser uno de los títulos más jugados de la plataforma de Valve, ni de broma alcanzó el éxito de este. Si nos metemos en la Play Store de Android no tardaremos mucho en encontrar decenas de videojuegos que plagian descaradamente al título de Bluepoint (Ya que tristemente, Android es una de las plataformas más propensas al plagio descarado, si no, preguntadle a Supercell). Incluso Tencent, la distribuidora de PlayerUnknown’s Battlegrounds en China, está preparando dos títulos para móviles y uno para PC llamado Europa (Como hicieron con Arena of Valor cuando compraron Riot Games…). Incluso se ha rumoreado con la posibilidad de que Counter Strike: GO añadiera este modo de juego.


La verdad, es que con esta actual moda más que con ningún otra, el mercado se está viendo bastante saturado de títulos repetidos, del mismo videojuego una y otra vez que sacándolo solo consigues denotar que tu empresa está falta de ideas y que por sacar un par de euros más no te importa plagiar descaradamente al videojuego famoso de turno. Incluso el director de PlayerUnknown’s Battlegrounds mencionó recientemente que le decepciona que la mayoría de los videojuegos del género se limiten a plagiar al suyo en lugar de intentar aportar algo nuevo.


Y ahí se encuentra el problema de las modas en el medio, que nos pasamos todo lo que duren o jugando al título que la inició o a copias baratas que simplemente son de peor calidad en el caso de la de los Batlle Royale, o en el de los shooters obtenemos una y otra vez el mismo juego con pequeños cambios, lo que nos limita a la hora de decidir cual se adapta mejor a nosotros, así que ¿qué nos queda? Obras genéricas y sin personalidad en un medio al que muchos queremos llamar arte.

Comentarios