Con lupa: Borderlands. Disparos y... ¿algo más?

Borderlands es un videojuego amado por muchas personas, con una gran cantidad de seguidores detrás y con una grandísima expectación por una posible tercera entrega aún por anunciar. Hemos estado jugando a su primera entrega, y esto es lo que pensamos.


Lo mejor que tiene el juego es sin duda su apartado gráfico. No tiene unos gráficos fotorrealistas súper punteros ni siquiera para el año en el que salió, pero tiene una personalidad y un estilo muy suyo que lo hace perfectamente reconocible y bastante agradable a la vista. No lo consideraríamos un juego precioso, pero no es desagradable, tiene su punto, a unos puede gustarles más y a otros menos, pero a nosotros nos convence y nos parece su mayor punto a favor.

Otro gran punto a su favor teniendo en cuenta el tipo de juego es la inmensísima cantidad de armas que puedes llegar a encontrar, ya que como están generadas por un algoritmo según Gearbox pueden llegar a haber unas 17750000 variantes de estas incluidas en los 7 tipos que son pistolas, revolvers, escopetas, rifles de combate, rifles de francotirador, lanzacohetes y armas eridian. Gracias a esto, tienes la seguridad de que en ningún momento te aburrirás de encontrar la misma arma una y otra vez como pasaba en juegos como Skyrim.


Como último punto positivo del juego está su humor. No es un juego que se tome demasiado en serio a sí mismo, es consciente de lo que es y actúa como tal, cosa que se agradece teniendo en cuenta la cantidad de juegos que intentan tomarse demasiado en serio y acaban siendo todavía más como una broma.

Ahora empecemos con los puntos negativos. Borderlands es repetitivo. Y mucho. Demasiado. Es como si todos los diseñadores de misiones secundarias de un JRPG se hubieran unido y hubieran hecho el juego. Todas las misiones son ve a X lugar, mata a los enemigos o al jefe de turno y vuelve a por tu recompensa. Ve a otro lugar y mata a más enemigos y luego vuelve. Ve a hablar con esa persona que tiene un trabajo especial para ti, y cuando llegas a hablar con él ¡Qué sorpresa! Ve a un lugar y mata a esos enemigos. Recuerda bastante a las primeras misiones de Destiny, las cuales consistían en eso mismo, ve a un lugar y despéjalo, sube de nivel  y consigue recompensa. Si te gustan ese tipo de misiones, este es tu juego, pero no esperes nada más elaborado.

Por otro lado, ya que todo se basa en matar, es de suponer que al menos todo se sentirá distinto, y que será un desafío a la altura. Pues bueno, eso depende de lo que consideres como desafío, ya que Borderlands eso lo interpreta como enemigos con más vida y con más daño. Es decir, esa misión será difícil solamente hasta que hayas subido un par de niveles y conseguido algún arma que haga más daño, tras eso se convierte en una misión cualquiera. Lo mismo ocurre con los jefes, los cuales el desafío que suponen es ese, mucha vida y daño. Dificultad artificial por un tubo.


La trama es simple, y mucho. Puede que nadie juegue Borderlands por la trama, pero hay mil formas de contar una incluso sin hacerlo directamente, puedes hacerlo mediante el entorno, los objetos o los personajes incluso con cortas pero impactantes o simbólicas conversaciones, para así los que solo vengan a pegar tiros son libres de ello, pero los que busquen algo más tengan algo a lo que aferrarse e investigar, como pasa en títulos como Warframe. En cambio lo que tenemos es una historia que únicamente es una excusa para disparar cosas y unos personajes que pese a que muchos tienen una gran personalidad y son interesantes, su desarrollo y nuestra relación con ellos se realizará en un 95% mediante conversaciones telefónicas mientras pegamos tiros a cosas, lo que hace casi imposible enterarse de nada, algo así como cuando estás en un tiroteo o persecución en Grand Theft Auto mientras un personaje nos habla de sus problemas, pero la diferencia es que aún si intentas enterarte, el juego le da tan poca importancia que acaba quedando en demasiado segundo plano, lo que les.

Al final, terminas haciendo muchas misiones vacías, conociendo a NPC aleatorios de los que mañana no te acordarás y pasando muchas horas disparando a gente o a bichos con el pretexto de que quieres buscar un tesoro escondido en una cámara, terminando cada uno de estos encargos sin la mayoría de las veces enterarte si quiera del por qué estás matando a  esa gente cuando como ya mencionamos eres un cazatesoros. No hay nada propio del juego que nos enganche y nos dé ganas de volver mas que las simples ganas de pegar tiros sin ninguna excusa.


En fin, que si te gusta pasar decenas de horas matando cosas porque sí para conseguir mejores armas para matar más cosas de manera más eficiente sin cuestionarte ninguna de tus acciones, juega Borderlands, si aprecias algo más tu tiempo, hay más juegos donde puedes hacer lo mismo de una mejor forma con un pretexto mejor, como Destiny o Warframe, que el segundo además es gratuito y tiene un lore bast

Comentarios