¿Qué hace a una consola ser memorable?

A lo largo de la historia de los videojuegos hemos tenido muchísimas consolas, desde la Magnavox Odyssey por allá por 1972 hasta la recién estrenada Xbox One X. Pero es verdad que entre tantas de ellas muchas quedan en el olvido, mientras que otras serán recordadas por siempre.


¿Y qué hace que una consola sea recordada?

Existen dos factores diferenciales por los que una consola puede hacerse un hueco en la historia del videojuego. No hace falta cumplir ambas condiciones, basta con la primera, pero sí que hay muchas que lo han hecho.

El primer requerimiento que necesita una consola es, como no podía ser de otra manera, tener grandes videojuegos. Ser la consola madre de grandes sagas o de títulos que son considerados como geniales obras de arte hace que automáticamente los jugadores de esos títulos siempre tengan para esa consola un lugar en sus corazones. Un gran ejemplo de esto es la Play Station 2, la cual fue la primera consola en la que vimos títulos tales como Ratchet and Clank, Jak and Daxter, Shadow of the Colossus, los Star Wars Battlefront originales, Grand Theft Auto San Andreas, Metal Gear Solid 3 y una inmensa cantidad de geniales videojuegos que hacen de esta consola una de las mejores. Este aspecto es bastante característico de las consolas Play Station, puesto que aquí podríamos poner también a su sucesora, la Play Station 3, la cual tiene junto a la anterior nombrada, uno de los mejores catálogos de toda la historia, con juegos como The Last of Us, la saga Uncharted, Infamous, los Naruto Ultimate Ninja Storm, entre muchos otros. Otras consolas como Megadrive destacan por haber dado a luz al primer videojuego de Sonic como gran destacado entre muchos otros títulos.


El segundo aspecto por el que una consola es memorable es por la innovación positiva. No por innovar a secas ya mereces ser recordado. Si añades algo nuevo, tiene que ser bueno. Kinect innovó y fue un desastre y el Virtual Boy de Nintendo también lo fue. Pero es la misma Nintendo la que domina este aspecto. Esta compañía está siempre en continua búsqueda de progreso y conceptos revolucionarios. Ya con la NES y SNES plantaron las bases del concepto de consola actual. Con la Nintendo 64 pasaron al 3D de la mejor manera posible. En la generación de la Gamecube esta salió perdiendo, lo que pudo deberse a que la mayor mejora respecto a la N64 fue en lo puramente técnico, en lo que fue superada por Xbox, pero la reina indiscutible de estas fue PS2. Más tarde la Wii arrasaría por completo abriendo el mercado de los videojuegos al público más casual e incluyendo el sistema de control por movimiento con los Wiimotes (o Wii Remotes). Como ya dijimos antes, Nintendo en su intento de innovar y progresar ha fracasado varias veces, entre las que podemos contar a Wii U, pero con Switch terminaron de perfeccionar el concepto inacabado de Wii U convirtiendo a la Switch en un éxito a día de hoy.


Pero hay que recalcar una cosa sobre este último aspecto, y es que no es nada sin el primero. Una consola rompedora necesita grandes juegos que apoyen su propuesta. Y desde luego a las que hemos nombrado no les faltan. NES tuvo Super Mario Bros 1 y 3, The Legend of Zelda, Adventure of Link, Contra, los primeros Final Fantasy y más. SNES tuvo Starfox, A Link to the Past, Super Mario World, Donkey Kong Country y Starfox entre otros. En Nintendo 64 basta nombrar The Legend of Zelda Ocarina of Time y Majora’s Mask junto a Super Mario 64 o Super Smash Bros. En Wii se alzan The Legend of Zelda Skyward Sword, los Super Mario Galaxy 1 y 2 o Xenoblade Chronicles y ahora en Switch tenemos a The Legend of Zelda Breath of the Wild y a Super Mario Odyssey.



En conclusión, para que una consola sea recordada necesita o un grandísimo catálogo de videojuegos en cuanto a calidad, o haber innovado de forma acertada contribuyendo positivamente al desarrollo de la industria, ya que si innova pero no es apoyada con buenos títulos, solo se la recordará como lo que pudo ser y se quedó en fracaso. Podemos sacar de esto una moraleja que aunque algo cogida con pinzas, nos puede encajar, la cual es que en la mayoría de los casos el hardware con el que juegues es lo de menos siempre y cuando tengas un buen videojuego.

Comentarios