Dragon Ball Super se ha convertido en un insulto a los fans

Mucho se ha criticado Dragon Ball Super desde su salida, tanto por su animación como por sus fallas argumentales (Sobre todo en los niveles de poder de muchos de los personajes). Pero bueno, Dragon Ball Super ha entregado alguna saga buena a los fans y también buenos momentos de animación. Pero últimamente está sucediendo algo con la serie originalmente creada por Akira T. que no deja indiferente a muchos fans.


Este análisis contiene spoilers de Dragon Ball Super hasta el 16 de noviembre de 2017

Sí, desde el comienzo de Dragon Ball Super se nos explicó que la transformación del super saiyan 1, 2 y 3 habían pasado a mejor vida, pues la transformación en super saiyan dios de Goku y la posterior absorción de este estado otorgaría a Goku un poder nunca antes visto. Bien, con esto claro se no presenta al super saiyan dios azul, más poderoso que el dios original, dándonos más a entender que las transformaciones originales apenas las veremos. El problema comienza sobre todo en la saga de Black Goku, con ese Trunks destrozando por la mitad a un enemigo que peleó casi a la par con Vegeto super saiyan dios azul, y todo esto sin siquiera transformarse en super saiyan 2. Esto ya olió a chamusquina a muchos de los fans que no se terminaban de creer que eso hubiera pasado. Fue algo pasable dado que también nos dio buenos momentos dicha saga.


Lo que los fans no sabían era que dentro de poco empezaría el torneo del poder, y ahí es donde realmente empiezan los grandes problemas. La saga ha empezado más o menos bien, aunque a muchos (muchísimos) fans no les agradó la idea de que Kale y Caulifla fueran capaces de transformarse en super saiyan y super saiyan 2 tan fácilmente cuando en Dragon Ball Z tuvimos que ver a nuestros guerreros entrenar sin descanso durante años para dominar la transformación del super saiyan. El torneo avanza y se presentan personajes secundarios, algunos giros argumentales y se nos muestra el poder de muchos participantes de otros universos. Todos deseaban conocer el poder de Jiren y verlo finalmente pelear contra Goku. Para esto hubo que esperar un poco más. Sin adelantarnos tanto, vemos cómo las saiyans Kale y Caulifla se hacen cada vez más y más poderosas sin motivo aparente, cosa que no gusta a la mayoría del público dado que no se explica por qué su poder es tan grande si apenas conocen la transformación del super saiyan.


Dando un salto bastante grande nos situamos en la batalla de Jiren contra Goku, la batalla más esperada de todas, la nueva transformación de Goku, bien, Goku no tenía ninguna posibilidad contra Jiren, ni la más mínima por lo que despertó un nuevo poder dentro de él, ¿Os suena de algo? Exacto, es lo que ha pasado desde siempre en Dragon Ball Z, se presenta a un villano nuevo demasiado poderoso hasta que el pelo de nuestros saiyans favoritos vuelve a cambiar aumentando su poder y derrotando a este. El problema con Dragon Ball Super es que no sabemos nada del personaje, ni siquiera tiene personalidad. Y lo que de verdad hace que Dragon Ball Super pierda credibilidad es el nivel de poder. Goku super saiyan dios azul con el kaioken x20 no le hizo ni cosquillas y recordemos que Goku super saiyan dios le dio pelea a Bills, entonces eso significa que Bills no tendría oportunidad frente a Jiren (Imaginando que no tiene el poder de destruir la materia) pero sin embargo este parece más preocupado por la derrota de Goku que por el poder de Jiren. Y si Jiren es más poderoso que un dios de la destrucción (Los cuales en un inicio se dijo que iban a ser los supuestos seres más fuertes de la serie), ¿Cuál será el próximo enemigo que aparecerá si Jiren es derrotado? Pues nos toca esperar, pero en el último episodio (Aparición de Kefla y Goku despierta otra vez el Migatte no gokui) sucedió la gota que colmó el vaso; las dos saiyans se fusionaron creando a Kefla, esto no sería un problema si Kefla no reventara a Goku super saiyan dios. Sí, la misma transformación que dio pelea a Bills, el dios de la destrucción que ni Goku y Vegeta fusionados podrían derrotar sin el poder de un dios, el mismo al que Gotenks super saiyan 3 no le hizo ni cosquillas. Pues sí, esta nueva fusión le dio pelea a Goku super saiyan dios azul y lo derrotó.


¿Qué está pasando con Dragon Ball Super? Pues que solo busca mantener al espectador mirando la pantalla y ganar dinero, no hay apenas argumentos, los personajes son muy MUY repetitivos, los niveles de poder son desorbitados sin motivo. Desde lo más profundo del corazón de un fan de Dragon Ball Z, recomendamos leer el manga.

Comentarios