Al fin Xbox se ha puesto las pilas

Tras una generación bastante floja en todos los aspectos de Microsoft con Xbox One, al fin han hecho las cosas bien y han recuperado el puesto que se ganaron a pulso con la Xbox 360, el de la mejor consola para jugar Third Parties.


En la pasada generación pese a disponer de más y mejores exclusivos que en esta (Todos los Halo o los Gears of War sin el 4 por ejemplo), el terreno de los juegos multiplataforma era donde verdaderamente destacaba, no solo por ostentar exclusividades de contenido con títulos como Call of Duty o FIFA, lo cual queramos o no, es un revulsivo enorme de ventas, sino por la superioridad en cuanto a potencia que ostentaba frente a PlayStation 3. A día de hoy, pese a haber perdido esas exclusividades, con Xbox One X han venido a ocupar el puesto de consola con mejor rendimiento gráfico en multiplataformas.


Y es que todos sabemos que Xbox One ha sido cuanto menos pobre en todos los aspectos. Online de pago que mantenían de la generación pasada pero hasta hace poco más caro que el de Sony (Puesto que el Plus subió de precio hace poco), aunque con mejores juegos gratis a su favor, una menor potencia y rendimiento gráfico, exclusivos escasos o de calidad mediocre, como pudo ser Quantum Break, el cual fue superado por las expectativas y un precio superior a la competencia. Tantos errores solo podían desembocar en una pérdida de ventas enormes, y por tanto, lo que podríamos considerar una derrota frente a PlayStation.

Pero tras tanto tiempo ha llegado Xbox One X, la consola más potente del mundo, quitándole el puesto a PS4 Pro, la cual a nuestro parecer no merecía el título por el poco aumento de potencia, la desinformación respecto a las mejoras y a lo poco apoyada que ha sido. Xbox One X llega pisando fuerte, convirtiéndose en el flagship (producto bandera, como el Galaxy Note 8 en Samsung) de Xbox y siendo tratada como tal, con una clara mejora respecto a la versión estándar y con un aumento de potencia considerable.


Gracias a todo esto ya por fin tras tantos años de generación podemos tener, de una vez por todas, un verdadero debate sobre qué consola escoger. Ya cada una ha ocupado su lugar, cada una tiene su misión y su público. PlayStation tiene muchos más exclusivos, entre los que están Bloodborne, Horizon Zero Down o el esperado God of War. Nintendo tiene la consola con mejor concepto y probablemente más futuro, además de los dos mejores videojuegos de 2017, Zelda Breath of the Wild y Super Mario Odyssey. Y por último como añadido final, Microsoft tiene la consola perfecta para disfrutar de los videojuegos multiplataforma de la mejor manera posible. Ya era hora.

Comentarios