¿Se convertirá Android en una plataforma de videojuegos más? Parte 2

Los teléfonos móviles gozan cada día más de mejores especificaciones y por tanto, de mayor potencia. Los topes de gama actuales poco tienen que envidiar a muchos ordenadores en cuanto a hardware, y no es raro ver ya dispositivos Android como el Samsung Galaxy S8 el cual incluye un modo específico para disfrutar de los videojuegos. Mucho se ha dicho sobre que las consolas portátiles poco a poco van a ir desapareciendo debido al aumento de potencia antes mencionado y a que cada vez se desarrolla más para estos dispositivos pero ¿de verdad podrán plantarse como serios competidores a otras plataformas creadas para jugar?


Este post es la segunda parte desde otro punto de vista del anterior post con el mismo título. No es necesario haber leído el anterior pero lo recomendamos ampliamente. También aclaramos que todo lo dicho es viendo a los smartphones como plataformas de videojuegos.

Es cierto que cada vez se lanzan muchos más videojuegos en IOS y Android, que muchas compañías son capaces de vivir gracias a este mercado, pero eso no necesariamente la convierte en una plataforma a la altura de las demás, y existen varias razones.


La primera de todas y la más básica es el control. Mientras que en las demás disponemos de un sistema de control diseñado para jugar, ya sea un mando o el teclado y ratón, con nuestros Smartphones interactuamos mediante la pantalla táctil, lo cuál es, pese a la calidad de la pantalla o su tamaño, un sistema impreciso, torpe e incómodo en muchos géneros, como por ejemplo el shooter en primera persona, el cual es infinitamente superior jugado con mando y aún más con el teclado y ratón. Si bien es verdad que puedes adquirir mandos para utilizarlos en tu teléfono, al final uno de buena calidad más un Smartphone potente con el que disfrutar de todos los títulos con un buen rendimiento salen mucho más caros que una consola portátil al uso.


Por otro lado, lo importante, los juegos. Es cierto que es junto al PC la plataforma en donde más videojuegos se lanzan, pero esto no lo convierte en un punto positivo. A veces esa facilidad que se ofrece para la publicación, puede llevar a tener un catálogo en el que más de la mitad de los juegos sean copias de otros o simplemente faltos de la calidad suficiente. También vemos que no todos los géneros encajan en la plataforma, y muchas veces, la mayoría de ellas, los que triunfan no son por ser buenos juegos en sí. Como ejemplo tenemos al propio Candy Crush. Los géneros que ya conocemos y están adaptados a dispositivos móviles deben hacerlo de una forma en la que seas limitado para mantenerte jugando mediante el uso de largos tiempos de espera o de abusivos micropagos. Clash of Clans triunfó, pero no lo cambio por Age of Empires o Civilization. Modern Combat puede estar bien, pero no lo cambio por Battlefield, Doom o Wolfenstein. Asphalt es correcto pero no llega al nivel de los Forza o Gran Turismo. Pokemon Go fue un gran fenómeno pero los Pokemon clásicos son muy superiores. No quiero que todos los videojuegos de Mario se conviertan en plataformas en los que el fontanero se mueve solo y tú simplemente saltas, ni que en Fire Emblem los personajes sean obtenidos de forma aleatoria.


Los dispositivos móviles están bien para tener algún que otro juego para cuando tienes unos minutos libres y simplemente quieres matar el tiempo, pero por su diseño, catálogo y funcionamiento no van a poder darte una experiencia de igual calidad que la que tendrías en una consola como 3DS, Switch o incluso PS Vita.

Comentarios