¿Necesitas un repetidor de WiFi o no?


Resaltamos que el modelo usado para este post es un TP-Link TL-WA854RE y hablamos en base a la experiencia con éste dispositivo

¿Necesitas un repetidor de WiFi o no?

Sabemos que el estar conectado prácticamente es una necesidad a día de hoy. La mayoría de nosotros vivimos de la WiFi de nuestras casas, oficinas o incluso hoteles. Dada esta necesidad es normal que busquemos la manera de estar conectados siempre. Pero puede que nos veamos en una situación diferente, me explico. Normalmente solemos tener un router por casa, y lo solemos colocar en un punto en donde llegue mejor la señal a donde tenga que llegar. También está el caso opuesto en el que no llega la WiFi a los puntos que nosotros buscamos. Por eso hemos hecho este post, os hablaremos de qué ventajas tiene usar un amplificador de WiFi (o repetidor), su instalación y mi experiencia personal. 

¿Para qué lo necesitas?

Cuando pensamos en que necesitamos que nos llegue el Internet, lo más normal es pensar que es para el ordenador o para el móvil. Pero puede que no te haga falta comprar nada, pues las antenas de los ordenadores abarcan mucho más rango que las de un móvil o tablet. En la mayoría de casos, un ordenador tendría WiFi donde un móvil no. Si lo que necesitas es trabajar y te llega lo suficiente para trabajar bien, no merece gastar el dinero en algún dispositivo externo. Sin embargo, también tenemos la otra cara de la moneda; necesitamos WiFi para el móvil, tablet, consola o SmartTV. Siendo este el caso, nosotros recomendamos que si eres un gran consumidor de servicios online y multimedia sí compres uno de estos aparatos, pueden ahorrarte muchos disgustos. Por último, también tenemos el perfil de una persona que trabaje y consuma contendio, ambas a la vez. Si esto sucediera, recomendamos sí adquirir un producto de este tipo, pues te ahorrará el preocupamiento de tener saturada tu WiFi.

¿Cómo es la instalación?

En nuestro modelo, la instalación no podría haber sido más sencilla. El manual de instrucciones era simple y claro. Solo basta con enchufar el repetidor en un sitio donde coja la señal que queremos ampliar. Una vez enchufado y encendido (esto lo hace solo) con cualquier dispositivo nos conectamos a una nueva red que se llamará TP-Link XXXXXXXX, nos conectamos. Una vez hecho esto ingresaremos en la dirección que nos dan las instrucciones, o simplemente entramos al navegador e intentamos cargar alguna página web, nos pedirá un usuario y contraseña que nos darán las instrucciones y listo, nos saldrá un menú que nos ofrece varias opciones. La primera pantalla es de búsqueda del router, eliges el que quieras amplificar, introduces la contraseña de la red y momentos después ya tendremos configurado nuestro amplificador. Podremos moverlo a cualquier lugar en el que siga captando la WiFi. Nuestro modelo poseía un botón y LEDs inteligentes que nos marcan cuánto de buena es la señal, si está recibiendo internet, entre otras. Ahora solo queda ponerlo en la habitación que necesites y listo, tendrás la velocidad correspondiente.

 

Experiencia personal.

Yo prácticamente nunca tuve en cuenta la opción de comprarme un amplificador, hasta que un día me cansé. Tengo que decir que mi router está a 3 habitaciones de diferencia de la mía, por lo que me llegaba justo y a veces insluso se me desconectaba. Cuando recibí el amplificador y lo probé me di cuenta de todo lo que me había salvado, nunca he perdido el WiFi aún a día de hoy e incluso no me ha dado problemas. Y hay que resaltar que me llegan todas las líneas y con la misma velocidad.


Si estabas pensando en adquirir uno de estos productos esperamos haberte ayudado en tu decisión y que elijas lo que más te conviene.

Comentarios