El terror en videojuegos, ¿Cómo funciona?

Los videojuegos de terror son un género que están teniendo grandes títulos en los últimos meses, tales como Outlast 2, Resident Evil 7 o el más reciente The Evil Within 2. Pero a lo largo de la historia de los videojuegos hemos tenido muy buenos juegos que nos han dejado aterrorizados. ¿Pero por qué nos dan miedo? ¿Cómo lo hacen? ¿Por qué nos gustan?


Para responder, debemos primero definir el miedo en sí. Según el diccionario, el miedo es: “Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario”. Básicamente, cuando sentimos que estamos en peligro, el miedo actúa para ponernos en tensión y estar preparados para huir o para pelear.

¿Por qué nos da miedo un videojuego?

Estos nos hacen sentir esa sensación de peligro, y nos es mucho más difícil de distinguir de un peligro real que por ejemplo, una película, ya que somos nosotros el que controlamos al personaje o literalmente somos el personaje (en casos en los que se usa la cámara en primera persona). Por eso es que el medio de entretenimiento más eficaz para causar miedo es el videojuego, y cada vez más con la aparición de la realidad virtual.


¿Qué técnicas utilizan los desarrolladores para provocarnos terror?
Depende del videojuego, el método suele variar. El equipo de Silent Hill dijo en su momento que ellos cogían las dos cosas en las que más pensaba el ser humano, la muerte y el sexo, y las mezclaban de formas grotescas para provocarnos pavor. Por otro lado, muchos de los survival horror utilizan recursos limitados o escasos para provocarnos ansiedad y estrés, como Outlast con las pilas de la cámara, Resident Evil con la munición o cintas de guardado, etc. También se suele poner a nuestro personaje como alguien incapaz de luchar, cuya única opción es huir, con lo que provocan que nos sintamos realmente en peligro y estemos tensos cada vez que nos escondamos de ese gran enemigo, ya que si nos encuentra, será nuestro fin. También se has utilizado tanto en los primeros Resident Evil como en Until Dawn la cámara fija, esa en la que podemos mover nuestro personaje pero no nuestro punto de vista, lo que sumado a los recovecos y espacios cerrados da lugar a que siempre estemos con la duda de si tras esa esquina nos esperará alguien o algo, o de que pase algo en nuestro punto ciego. Por último y lo que todos tienen en común y puede cambiar mucho la obra es el apartado sonoro. No la banda sonora. El audio en general. Hay momentos en los que tonos de muy agudos o graves pueden intensificar nuestra sensación de miedo, pero luego otros en los que el silencio total es la mejor opción.


¿Por qué nos gustan?

Esta parte es más psicológica y podría aplicarse de igual forma al cine de terror. El miedo prepara al cuerpo para la acción, lo que libera mucha adrenalina y si estuviéramos realmente en peligro no la disfrutaríamos, pero eh, es un videojuego, así que la sentimos al máximo para de nuevo volvernos a sentir bien cuando toda esa tensión se va y nuestro cuerpo se relaja,

Así que ya sabéis, si queréis pasar miedo, no hay mejor opción que apagar vuestras luces, encender vuestras consolas o PC y empezar a temblar con uno de esos terroríficos títulos que han salido recientemente. 

Comentarios

Publicar un comentario